Traidor

Traidor
Evitando el ablande.

lunes, 31 de marzo de 2014

Media hora de silencio




1

Las blancas nubes
                                llegaron
              como aves
                                y el sol se ocultó.

Sopló el viento
                        y bailó
                        sin sonido
                                     la copa del árbol.

El claro manantial
cesó en su eterno brotar
y la piedra se secó.

El pequeño zorro gris
sabiendo de qué se trataba
                                   corrió a su escondite.

Las olas
             lamieron
la arena
por última
vez.
       Luego
                 se aquietaron.

Los peces
                 del río
                            nadaron.

La roja rosa
             roja
floreció
            junto a la
                           gruta.

El gorrión
                de suaves plumas
infló su
            pecho
sin cantar.

Asustada
               huyó
 hacia el
             monte
    la serpiente.

La langosta partió
                       dejando atrás
el árbol
             pelado. La
estación
              de las flores
                                   ya
no
        volvería.

Venía
          el Cielo,
tragaba
             el Fuego
que  no  descansa.


2

Venía,
           tragaba,
                         estaba presto.

Se estremeció
               calladamente
la tierra de los hombres.

La urbe detuvo su andar,
el
    grillo
             cantó
                       sólo
                una
         vez
más.

El temor
cubrió los corazones.

Cada madre
                    buscó a
                                 su hijo.

Dejó su arma
                      el cazador
y el alegre bebedor
                               volvió a su casa.

El esclavo
dominó
su pánico
y contempló
sus              pesadas
cadenas.
               Sonrió.

Miró el hombre
                         al Hombre
y comprendió.
Su espíritu
                  permaneció
                                      quieto,
expectante.

El rumor zumbante
                           de la plegaria
se apagó
                y enmudeció
la candela
                 en el templo.

                                      El

mendigo             ciego
aliviado                 oyó
aquel               silencio
          de media hora.

3

Venía,

          como ladrón en la noche.

Siete templos cayeron

                                    sin estrépito
                                                       como estrellas
y sólo una columna quedó muda
                                                    y en pie.

Una piedra blanca

                             diminuta
con un nuevo nombre escrito en ella
                                                          rodó
                                                                 hasta los pies del justo
revelando así
                                                                 el secreto.

El suelo devolvía a las antiguas viejas olvidadas enterradas generaciones, resucitadas luego de siglos de tormento sin esperanza, de paz incomunicable a los vivos, de anhelo, y luego de décadas de amores, odios, hastío y violencia, hambre y frustraciones, siglos y siglos y siglos de aislamiento. Y cada demonio reclamaba su parte y trabajaba en llevar agua a su oloroso molino. Y había lucha, porque los ángeles no cedían en su empeño y su acero rebanaba miembros que caían sin vigor en ningún lado crispados aún, y había fuego y luz y sombras, porque de la luz viene la sombra; lucha resignada porque al final, no estaba en ellos el obtener la victoria o caer derrotados porque ya todo había sido decidido y escrito en otros tiempos y aún los perdedores, estúpidamente, habían estado de acuerdo. Y esto era negado por los primeros necios, aunque los demás corrían a orar, y los que poseían la esperanza en el signo sonreían sin sorna, con reposada beatitud.

4

Y los objetos quedaron inertes
                                                 olvidados
                                                                 por sus dueños,
                          algunos
                                       suspendidos
                                                            y otros
                                                tirados.
La materia cambiaba.

Y ya todos sabían
oían la música en su interior,
miraban, buscaban,
elevaban la visión
y caminaban hacia allí.


Y la bóveda gris se agrietó.
Y la luz surgió como rayo.
Y estando repleto el monte,
el signo magno apareció
y el que escudriña las entrañas
                                                   y también los corazones
se adelantó
                   envuelto en silencio

                             y dijo:
He llegado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada